San Marcos Sierras

San Marcos Sierras es un pequeño pueblo enmarcado por las Sierras de Cuniputu. Sus cerros están cubiertos de árboles nativos: algarrobos, quebrachos blancos y colorados, molles,mistoles,chilcas, poleo, incayuyuo, garabatos, tintitacos, aromitos,etc.

Cruza por su valle el manso río San Marcos, que corre aguas abajo entre una quebrada bellísima. Un pequeño dique da nacimiento a las acequias que proveen regadío a todas las fincas. A 4 km se encuentra el río Quilpo, más caudaloso que el San Marcos .Forma tres piletas naturales profundas. Ambos ríos depositan sus aguas en el Dique Arturo Illia, lugar indicado para quienes gusten de la pesca.

Un espectáculo único es caminar por sus callejones de túneles vegetales, observar sus cielos nocturnos y disfrutar de los espectáculos gratuitos que se brindan en la plaza Cacique Tulian en noches veraniegas, ó recorrer su Feria Artesanal.

San Marcos Sierras ofrece al turista tranquilidad, paisaje y naturaleza a pleno. No es recomendable para quienes gusten de la vida citadina.

 

Lugares turísticos de fácil acceso desde nuestro pueblo

  1. foto
    Cerro Uritorco, Los Terrones y Ongamira:

    Escoltando al misterioso Cerro Uritorco (1980 msnm) aparece el Parque Autóctono, Cultural y Recreativo Los Terrones. Conglomerado compuesto por areniscas, ripio y una especie de lava o sedimentos volcánicos con consistencia de roca donde se descubren raras formas, cascadas y una flora variada. En Ongamira se pueden observar pictografías indígenas y visitar el Museo Regional Deodoro Roca.

  2. foto
    Ischilin Viejo y Museo - casa de Fernando Fader:

    Ischilin es un pequeño pueblo, donde sus casas coloniales recicladas datan del siglo XVIII ubicadas, por supuesto, alrededor de la plaza principal junto con la escuela, la iglesia y la “comisaria”. Está también la “pulpería” centro social y lugar del comercio y encuentro entre los gauchos y de “milonga”. La iglesia con influencias jesuíticas ha combinado detalles españoles con la manufactura aborigen. “Nuestra Señora del Rosario” tiene en la puerta principal un escudo de armas que vale la pena detenerse a ver, y los detalles de cómo se ha trabajado la piedra “sapo” (característica del lugar) o el barro en la construcción también llama la atención. Incluso dicen que el Petroglifo que aquí se puede ver es único en la Argentina. Esta también un viejo aljibe, declarado Monumento Histórico Nacional, al igual que la Iglesia. Aquí eligió vivir Fernando Fader.

    La casa fue edificada por el pintor para pasar en ella sus últimos meses de vida, y terminó habitándola por 17 años, tal el beneficio para su salud aportado por este paraje cordobés.

    La casona de ladrillos a la vista tiene once salas de exhibición y jardines escalonados con fuentes y piletas. En su interior hay dos murales pintados por el artista, además de fotografías, libros, muebles, pinceles, paletas, recuerdos, etc.

  3. foto
    Cerro Colorado: Casa Museo de Don Atahualpa Yupanqui

    Agua Escondida es el nombre de la Casa que Atahualpa utilizaba como refugio después de sus viajes por distintos lugares del mundo. Dentro de esta morada, hoy Museo, se pueden encontrar pertenencias personales del famoso compositor y poeta con muros tapizados de nostalgia y sentimiento. También pueden observarse Pictografías ó Dibujos de Arte Rupestre pintadas por los aborígenes Comechingones y Sanavirones

  4. foto
    Dique Arturo Illia- La Candelaria

    Fue construido, según proyecto, para un regadío de 22.000 Ha, pero actualmente se estiman unas 8.500 Ha, las realmente regadas. La precipitación media anual en el dique es de 622 mm Convergen los ríos Candelaria, Quilpo y San Marcos La capacidad del embalse es de 115.850.000 rn3 a cota 37,50.

    La Iglesia Jesuítica La Candelaria es Patrimonio Cultural de la Humanidad y Monumento Histórico Nacional. Permite el desarrollo de un programa de turismo cultural rural y de naturaleza con diversas actividades: visita de testimonios del patrimonio arquitectónico rural, recorrido de sus sitios arqueológicos con vestigios y evidencias del sistema productivo organizado por los jesuitas en la región (ganadería tradicional, estancias, minería y artesanías.

  5. foto
    Ischigualasto – Talampaya

    Ischigualasto significa “Tierra sin vida” Es Patrimonio Natural de la Humanidad declarado por UNESCO ya que su relieve es único en el planeta con sus formaciones creadas por la erosión del viento y la lluvia. Conserva fósiles de 180 millones de años .Desde allí, a corta distancia se accede a San Agustín del Valle Fértil, pueblo de vegetación exuberante, con un río sinuoso e interesantes testimonios históricos. El Parque Nacional Talampaya es una conjunción muy singular de belleza natural, reserva arqueológica y tesoros paleontológicos. Todo se da cita en las serranías bajas del oeste riojano, donde se ubica este Parque creado en 1997 a partir de una reserva provincial, y que posee una superficie de 215.000 hectáreas.

    Entre sus notables formaciones naturales, causadas por los procesos erosivos que forman cañadones de rectos y altos paredones, el agua, el viento y el tiempo moldearon figuras caprichosas, configurando un ambiente lleno de misticismo. Al igual que Ischigualasto, es Patrimonio de la Humanidad.

  6. foto
    Parque Nacional Quebrada del Condorito

    Es el primer Parque Nacional de la provincia de Córdoba, creado en 1996 con el objetivo de proteger la naciente de las cuencas hídricas, de vital importancia en el territorio, y para la conservación del hábitat de reproducción del cóndor andino. Ubicado al oeste de la provincia de Córdoba, abarca una parte de la Pampa de Achala (entre los 1900 y 2300 metros de altura) y las quebradas lindantes sobre el cordón central de las sierras grandes cordobesas.Las 40.000 hectáreas que pertenecen al Parque Nacional comprenden cañadones de más de 400 metros de profundidad como la quebrada del Condorito, Batán, del Sur, Corralero y Yatán. Rodeando esta área protegida, se extienden 145.000 hectáreas de reserva provincial que completan una zona protegida muy importante de la Pampa de Achala y comprende dos cerros agrestes: Los Gigantes al norte y el Champaquí al sur.

    La formación geológica del área de reserva nacional, está compuesta por magma endurecido en profundidad hace 700 millones de años, causante de los floramientos de cuarzo y granito.